Universidad de Antioquia

U.de.A

CONSTRUIR RELACIONES

 

Lo primero que hay que preguntarse, es: ¿cómo puedo yo, sin pedirle nada a otra persona, construir una relación sólida y estable?

Vamos a desarrollar un proceso proactivo, donde el foco está puesto siempre en uno mismo y no en el otro. Siempre queremos camibar al otro, que cambie de actitud, etc. , en lugar de trabajar en aspectos que dependen de mí y que yo sí puedo cambiar.

Si yo baso una relación en pedirle algo a alguien, dependo de ese alguien. Por lo tanto, la relación no está en mis manos. Y lo que yo quiero es construir. Una objeción que se hace a esto es: ¿por qué tengo que ser yo quien haga todo, si el otro no es razonable? Nos rebelamos ante la idea de ser nosotros los que construimos. Aquí se aplica el concepto de paradigma.

La construcción de relaciones es un proceso constituido por pasos, a saber:

Paso 1: Ver a la gente de otra manera: Aprender a ver a la gente.

Es decir, cómo veo yo a la gente. Lo primero que debo preguntarme es: ¿para mí, que es la gente? ¿con qué gafas estoy mirándola?

No es posible construir una relación positiva, sana, sin haber identificado los propios paradigmas sobre la gente en general, y sobre una persona en particular.

EFECTO PIGMALIÓN

La expectativa de un desastre se convierte en la radiografía de la "Profecía de la realización personal", es decir, la idea de que algo se puede volver realidad si creo que será así. Principia con una creencia falsa, pero que parece cierta: las creencias falsas crean situaciones verdaderas. Esta profecía se basa en la mitología, según la cual un príncipe griego, Pigmalión, se enamoró de la estatua de Venus y fue tan grande su amor, que la estatua cobró vida.

Dicha profecía puede constituir una poderosa fuerza en nuestras vidas. Por ejemplo, los medicamentos placebos, si creemos en ellos, producirán efecto en las enfermedades psicosomáticas; el niño de quien se espera lo peor, se comportará como tal; las naciones que se preparan para la guerra, llegarán a ella, etc.

Los factores que tienen influencia para producir el efecto Pigmalión, son:

  • Clima: tono de voz, expresión facial y postura corporal. Se pueden comunicar actitudes, tanto positivas como negativas.
  • Retroalimentación: de acuerdo con lo que el jefe espere del empleado, éste responderá en mayor o menor grado.
  • Input o datos o información que el jefe le suministre al subalterno.
  • Output o resultados que se esperan de una persona.

Todo ejecutivo tiene que aprender a ser un Pigmalión positivo para que produzca una influencia positiva. Naturalmente que hay que tener en cuenta que este efecto es una teoría; no obstante, se observa continuamente. Así, por ejemplo, ¿qué ocurre con la persona que ejecuta su trabajo pobremente? Generalmente, se la despide, porque se la considera inferior. Ello se debe a que las expectativas negativas se refuerzan continuamente, mientras que las positivas se pasan por alto.

Los ejecutivos pueden enaltecer o deprimir la potencialidad de sus subordinados. De allí la frase que se pronunció en la película "Mi bella dama": "La diferencia entre una dama y una florista, no está en lo que hace sino en la forma como se la trata".

Hay que aprender, entonces, a ver con ojos positivos a las personas. Si veo primero lo negativo, eso está actuando en mí y me condiciona. Por eso, cada vez que le veas un defecto a alguien, búscale dos cualidades. Eso se llama limpiar la mente.

Paso 2: Tener expectativas altas de las personas; confiar en ellas.

Paso 3: Saldo emocional positivo

En toda relación interpersonal se abre una cuenta bancaria emocional, donde yo ingreso y egreso, aunque la otra persona no lo sepa. ¿Cuál es la moneda que funciona en esta cuenta? La confianza.

¿Qué es un ingreso o consignación? Cada vez que hago algo que aumenta o genera confianza en el otro hacia mí.

¿Qué es un egreso? Es una conducta mía que hace que el otro pierda la confianza en mí.

¿Qué es un saldo? Es la diferencia entre los ingresos y los egresos.

Para yo poder establecer una relación con alguien, necesito tener permanentemente un saldo a mi favor, no en rojo. ¿Y cómo sé cuál es el saldo con una persona? Viendo la forma como actúa conmigo.

Un ingreso no es lo que yo creo que esa persona necesita, sino lo que ella espera de mí. Una acción que haga queriéndome "ganar" a una persona, es el peor de los egresos. Con una persona con la que me veo muy poco, un pequeño ingreso produce un saldo positivo durante mucho tiempo. En cambio, con las personas con quienes me veo continuamente, cada rato tengo la posibilidad de producir egresos.

Construir una relación, entonces, no es fácil. Y una relación se construye día a día. La relación mejora o empeora, es como un carro en una pendiente: o va hacia arriba o hacia abajo; no se detiene.

"Las relaciones no se dan, sino que se construyen".

"La confianza no se exige, sino que se gana".

 

Paso 4: Mentalidad de ganar – ganar

  • A veces se busca en la relación personal un beneficio personal, haciendo que la otra persona pierda. Esto se denomina relación ganar – perder. Es un paradigma frustrante para una de las dos personas, y una relación así no perdura.
  • Otro tipo de relación es yo pierdo – tu ganas. Yo me sacrifico por ti.
  • El tercer tipo de relación es perder – perder.
  • Otro paradigma es el de quien solo busca ganar, sin tener en cuenta al otro.

Ninguno de estos paradigmas sirve para construir relaciones. El único paradigma válido, en términos de construir relaciones es yo gano – tu ganas. Aquí no interesa una relación donde la otra parte se sienta que está perdiendo. Hay que poner empeño, tanto en ganar yo, como en que gane el otro. Para ello, me pongo en su papel y le dedico tiempo a que él gane, porque estoy construyendo una relación de largo plazo. Si no ocurre esto, es mejor que no haya trato.

Paso 5: Comunicación empática

Los griegos, cuando hablaban del ser humano, consideraban tres dimensiones:

  • Logos: la parte cognoscitiva, racional. Verbos, palabras, sentido, razón.
  • Pathos: pasión. Designaba el mundo emocional del ser humano. Por ejemplo: simpatía, apatía, empatía. Patía es la acción del pathos en la afectividad, en el mundo de relaciones.
  • Ethos: comportamiento, conducta, ética.

La empatía significa algo así como unión, vía corazón, entre dos personas. La comunicación empática es un tipo de comunicación donde hay empatía.

Toda comunicación es de doble vía: escuchar – hablar – escuchar. Para que haya comunicación empática lo primero es aprender a escuchar. Oímos pero no escuchamos. ¿Y qué es escuchar? No es solo captar las palabras, sino el significado que tienen para la persona que habla. Hay que preguntarse: ¿qué me quiere decir? ¿cuál es el mensaje que me está enviando? Eso es escuchar, pero no es escucha empática. En ésta, se captan los sentimientos, el mundo emocional de la persona que habla.

Primero, se capta, no se interpreta, hago mío lo de la otra persona. Si juzgo, ya no estoy captando, sino interpretando. Hay un cambio muy grande cuando me dejo influir por la otra persona. Muchas veces, no queremos escuchar, precisamente para no dejarnos influir. Y resulta que la mejor manera de influir sobre alguien es dejarse influir de ella. Es lo que se denomina ponerme en el lugar de la otra persona. Si no hago eso, no lograré influir en ella. Eso es la empatía. Lo cual no significa compartir lo que ella dice y siente, sino aceptarlo, entenderlo.

En la segunda parte de la escucha empática, se pone todo el esfuerzo posible para que la otra persona capte mis pensamientos y sentimientos. Se debe insistir en que se trata de mostrar, no de demostrar. Una verdad que tiene que ser demostrada no es una verdad. La verdad se impone por sí misma. En resumen, se trata de comprender primero, y luego ser comprendido.

A las personas se las debe aceptar siempre; las ideas se las puede combatir o discrepar, sin que me separe de la persona.

Paso 6: Cooperación creativa o Sinergia

Es el final de las relaciones interpersonales, porque se llega a ella cuando las dos o más personas juntas, son mucho más que la suma de las partes. La vida es el mejor ejemplo de la sinergia.

¿Por qué a mí me interesa construir una relación haciendo yo solo el gasto, sin que la otra persona ponga nada de su parte? Porque llega un momento en que el ser humano sólo puede crecer con la ayuda del otro. En la esencia del ser humano está el ser para otro. Yo solo no me construyo a mí mismo. Al construir relaciones, crece uno como persona. De lo contrario, se estanca en su crecimiento.

La sinergia es el encuentro de una alternativa diferente, que es mejor que las dos alternativas anteriores (la mía y la del otro). Y eso solo se consigue construyendo relaciones. El compromiso es obligarnos a encontrar esa alternativa. De allí que la diferencia entre un grupo y un equipo sea la sinergia.

La sinergia implica abandonar posiciones y decidirse a construir, juntos, una nueva. Es entrar a un proceso de incertidumbre, porque no conozco la solución final. Es como lanzarse en paracaídas, pero confío plenamente en el otro. No es ceder un poquito ambas partes, sino abandonar las posiciones de las dos.

Solo hay una manera de entender todo esto, y es intentar vivirlo. Así, se da uno cuenta de que es muy difícil y de que es un proceso que dura toda la vida.

 

EJERCICIOS

  1. Pensar en el superior, en un colega, en un amigo, en la pareja, etc. y describir las cualidades positivas que se considera que tienen.
  2. Teniendo en mente las mismas personas, ¿cuál fue el último egreso que tuve con ellas?
  3. ¿Qué ingreso significativo puedo hacer en cada una de esas cuentas’
  4. ¿Por qué esas personas tienen ese tipo de pensamientos y sentimientos?


Regresar a lecturas

|I| |N| |I| |C| |I| |O|